Community Hospital Web Site> Cerrar
Buscar Ir Búsqueda avanzada
English (Home)

Antagonistas de los receptores de la angiotensina (ARB)

Los antagonistas de los receptores de la angiotensina (ARB) son medicamentos que suelen recetarse para tratar la alta presión arterial, pero también pueden usarse para tratar otros problemas. En esta hoja se describe el funcionamiento de los ARB y la manera de usarlos de forma eficaz.

Cómo funcionan los ARBFarmacéutico dándole a una mujer un frasco de píldoras por sobre el mostrador.

La angiotensina II es una hormona producida por el cuerpo que aumenta la presión arterial (la fuerza que ejerce la sangre sobre las paredes de las arterias) al estrechar o constreñir las arterias pequeñas (arteriolas) y al provocar la producción de una hormona llamada aldosterona. Esta hormona hace que el riñón retenga sal (sodio) y libere un mineral llamado potasio. Estas dos acciones aumentan la presión arterial. 

Los ARB bloquean el efecto de la angiotensina II, lo cual impide que esta hormona provoque un aumento de la presión arterial. Los ARB se usan a menudo en vez de los inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina. Estos medicamentos también pueden reducir la presión arterial al inhibir la producción de angiotensina II. Sin embargo, suelen provocar tos, por lo que los ARB pueden ser preferibles. Los ARB pueden usarse al mismo tiempo que los inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina. 

Problemas que pueden tratarse con los ARB

Debido a que los ARB ayudan a reducir la presión arterial, suelen usarse para tratar la hipertensión (alta presión arterial) pero también ayudan en el tratamiento de otros trastornos como los siguientes: 

  • Insuficiencia cardíaca. Ocurre cuando el corazón no es capaz de bombear suficiente sangre a todo el cuerpo. Los ARB previenen el aumento de la presión arterial y reducen el esfuerzo que debe hacer el corazón, todo lo cual ayuda a tratar la insuficiencia cardíaca ya que facilita el bombeo y circulación de la sangre. 

  • Diabetes. La diabetes ocurre cuando el organismo tiene dificultades para utilizar el azúcar en la sangre como fuente de energía. La diabetes puede dañar los vasos sanguíneos, lo cual puede producir insuficiencia renal (funcionamiento inadecuado de los riñones). La alta presión arterial también puede causar daños en los vasos sanguíneos. Ya que los ARB ayudan a reducir la presión arterial, reducen también el riesgo de daños a los vasos sanguíneos y de insuficiencia cardíaca.

Efectos secundarios de los ARB

Durante los primeros días de uso pueden producirse efectos secundarios que deberían desaparecer a medida que el cuerpo se acostumbra al medicamento. Si estos efectos persisten o empeoran, llame al médico. Los efectos secundarios pueden consistir en:

  • Tos

  • Baja presión arterial

  • Mareos

  • Somnolencia

  • Diarrea

  • Congestión nasal

  • Aumento del nivel de potasio

Interacciones entre medicamentos

Algunos medicamentos interactúan con otros (es decir, su efecto no es el mismo al tomarlos juntos). Los ARB tienen poca interacción con otros medicamentos. De todas formas, hable con su médico si está tomando cualquiera de las siguientes sustancias:

  • Suplementos de potasio, sustitutos de sal y medicamentos que aumentan el nivel de potasio

  • Diuréticos (pastillas contra la retención de agua)

  • Litio

  • Rifampin

  • Fluconazola

Información que debe dar al médico antes de tomar los ARB

Su médico necesita conocer su historia clínica para recetarle medicamentos de forma segura. Asegúrese de informar al médico de lo siguiente:

  • Los medicamentos que esté tomando, incluso los medicamentos sin receta y suplementos.

  • Si es alérgico a algún tipo de medicamento, especialmente a los inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina.

  • Si tiene o ha tenido otros problemas médicos como diabetes o trastornos cardíacos, de los riñones o del hígado.

  • Si está amamantando.

Nota: No tome medicamentos ARB si está embarazada o está pensando quedar embarazada, ya que estos medicamentos pueden hacerle daño al bebé.

Consejos para tomar los medicamentos

Los ARB deben tomarse todos los días, incluso si se siente bien. Siga estos consejos para tomarlos correctamente.

  • Establezca una rutina. Tome su medicamento a la misma hora todos los días. Por ejemplo, con el desayuno, cuando se cepilla los dientes o antes de sacar el perro a pasear. Si se salta una pastilla, no tome una dosis doble la siguiente vez.

  • Planifique de antemano. Reponga los medicamentos de sus recetas antes de que se le agoten. Asegúrese de llevar suficientes medicamentos con usted cuando viaja.

  • No cambie nunca su dosis ni deje de tomar medicamentos sin consultar con el médico; Esto puede ser peligroso. Hable siempre con su médico antes de realizar cualquier cambio en su plan de medicamentos.

  • Use recordatorios. Guarde sus medicamentos en un lugar visible; ponga notas en el refrigerador u otros lugares donde las vea. El uso de un pastillero también puede ser útil.

  • Informe a su médico de los demás medicamentos o suplementos que esté tomando. Estas sustancias pueden reaccionar con sus medicamentos ARB. Algunos medicamentos para la gripe y el catarro también pueden elevar la presión arterial.

Cuándo debe llamar al médico

Llame a su médico de inmediato si tiene cualquiera de estos síntomas mientras está tomando los ARB:

  • Fiebre de 100.4°F o superior

  • Dolor abdominal

  • Dolor de garganta persistente

  • Mucho cansancio

  • Dolores musculares o en las articulaciones

  • Debilidad muscular

  • Un cambio importante en la cantidad de orina producida

  • Señales de reacciones alérgicas (erupción en la piel, comezón, hinchazón, dificultad para respirar)

© 2000-2014 Krames StayWell, 780 Township Line Road, Yardley, PA 19067. Todos los derechos reservados. Esta información no pretende sustituir la atención médica profesional. Sólo su médico puede diagnosticar y tratar un problema de salud.